Search

En la tierra del Quetzal, un acercamiento a la diversidad artística y cultural de la cultura Maya


La museóloga Denise Fallena durante su conferencia.

Como parte de los festejos por los 15 años de la UNAM Chicago, se llevó a cabo en esta sede una conferencia sobre el aporte artístico de la cultura maya en el mundo mesoamericano. El evento tuvo lugar el pasado 2 de mayo y fue impartido por la investigadora, museóloga y especialista en historia del arte, Denise Fallena, del Centro de Extensión Oaxaca del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM.

En el marco de la participación de la investigadora en el proyecto Odisea del Illinois Humanities, la Dra. Fallena impartió esta conferencia tanto a estudiantes de ese proyecto como a académicos de instituciones educativas aliadas de la UNAM Chicago y al público en general. Este importante evento fue realizado en colaboración con los cónsules generales de Guatemala y Honduras.


La historiadora inició su conferencia resaltando que México comparte el florecimiento de la cultura maya con países como Guatemala y Honduras, es decir, los mayas vivieron en un territorio muy extenso y heterogéneo, con diferentes productos agrícolas y sistemas comerciales y en donde las plumas del Quetzal se consideraban piezas sagradas y de identidad tribal.


Los antiguos mayas, de la era preclásica, mencionó, estaban en una zona muy estratégica pues Mesoamérica era el punto de contacto con Centroamérica; hablaban proto-maya del cual se derivaron 28 lenguas. Su economía se basaba en la explotación de los recursos naturales y de intercambio y era básicamente una economía de guerra, pero nunca se formó un imperio centralista, sino ciudades estado con cierta independencia, con un linaje gobernante. Habló del esplendor de El Mirador, del Petén en Guatemala en donde ya se observan grandes edificios, un desarrollo hidráulico que deja ver una sociedad más compleja. Por su parte en San Bartolo en La Danta Honduras, las pinturas más antiguas del preclásico ya mostraban la creación del universo.


El evento pudo reunir a un público interesado en la cultura prehispánica, pues se contó con la presencia de académicos y estudiantes de importantes instituciones académicas.